Articulos sobre verdad y tarot gratis

Cual es la religión verdadera

Se habla de religión y cuando se habla de religión se puede hablar no solo de una si no de muchas ya que hay muchas religiones en el mundo entero.

Una de las preguntas es cual es la religión verdadera, cual es el Dios verdadero, que es lo que es verdad, que es mentira o que no es del todo cierto.

Realmente todas están acertadas y todas equivocadas, todas pueden ser igual de ciertas, el tema es que la verdadera es la que tu sientas en tu corazón, en la que tu creas con fe.

No pienses ni mires a los demás, piensa y mira en lo tuyo que es lo que realmente tendrá importancia en tu vida.

No decir toda la verdad

Hay gente que no miente por que no sabe mentir, por que no quiere o por que no es una persona mentirosa pero eso no quiere decir que nos diga la verdad.

Las personas pueden no mentirnos pero tampoco decirnos toda la verdad, es decir, ocultarnos cosas que son vitales para lo que estamos hablando y por lo tanto si nos ocultan eso todo cambia, todo es diferente.

Es por ello que tenemos que tener cuidado con todo el mundo por que podemos tener serios problemas según en quien confiemos.

Por eso, aprende a identificar cuando faltan cosas de algo, cuando no encajan los argumento, cuando hay algún cabo suelto por que puede que no nos estén contando toda la verdad.

La verdad muchas veces duele

Todas las personas siempre andamos en busca de la verdad, en busca de respuestas a nuestras preguntas, en busca de lo que realmente significa todo.

Pensamos que tenemos que saber la verdad y por lo tanto a toda costa intentamos que nos digan la verdad. Es lógico intentar hacer esto pero tenemos que saber algunas cosas.

La cosa más importante que tenemos que saber es que la verdad duele, que aunque sea lo que realmente lo que queremos escuchar o lo que creemos que queremos escuchar puede doler.

Podemos pensar que las cosas son de una manera cuando realmente no son así ni se asemejan en nada… Es decir, que nos podemos llevar una gran desilusión con la vida cuando afrontamos la verdad.

Por eso tenemos que estar preparados para todo tipo de respuestas y ser fuertes.

En busca de la verdad

Algo que todos vamos en su búsqueda es de la verdad, ya sea para nosotros o para otras personas pero realmente lo que siempre buscamos es la verdad.

Por eso existen tantas artes adivinatorias y divinas que nos ayudan, por que no siempre la verdad es lo que se cuenta y no siempre es lo que aflora.

Muchas veces hay miles de mentiras y de cosas falsas que rodean a la verdad e impiden que por nuestros propios ojos la veamos.

Por ello artes como el tarot nos han ayudado durante muchos años a desenmascarar a la mentira y ha hacer aflorar a la verdad nuevamente.

La negación de la realidad

Las verdades pueden ser muchas ya que en este mundo las cosas muchas veces no tienen una única respuesta ni una única opción si no que se pueden tomar varias opciones y pueden ser varias las correctas.

Sin embargo, podemos equivocarnos igualmente, podemos pensar que algo es de una manera y realmente no sea de esa manera, estar ciegos y pensar que nosotros tenemos la razón y por ello rechazar cualquier tipo de explicación y ayuda.

Ese es un grave problema por que estamos negando la evidencia, negamos la realidad aun siendo que sabemos que puede que nos equivoquemos.

Es el orgullo quizás el que nos haga cegarnos por que no queramos equivocarnos y aunque nos equivoquemos no queramos reconocer que lo hemos hecho.

Pero para poder avanzar en nuestra vida y que todo vaya bien tenemos que aprender a aceptar nuestros errores, asumirlos y ver la realidad tal y como.

Hasta que no hagamos esto, estaremos dando palos de ciego en todo lo que hagamos pues no lo haremos realmente bien ni a conciencia.

Las excusas

Una de las cosas que más podemos odiar en las personas son la mentira y las excusas para no decir la verdad.

Además es algo que suele usar mucha gente de manera continua, excusas para no hacer cosas, para no decir cosas, para en definitiva no afrontar una realidad que les da miedo afrontar.

En definitiva poner excusas denota la debilidad que tenemos como personas, la falta de personalidad para afrontar las situaciones.

Por ello es malo tanto poner nosotros las excusas como ser nosotros las que las recibimos, esto es algo que tenemos que tener en cuenta.